miércoles, 4 de febrero de 2009

Sobre la libertad de prensa

La comunicación y los comunicadores

Si acatamos el sentido común mediático, entonces debemos solidarizarnos y mandarle un fuerte abrazo a nuestro "colega" Nelson Castro. Está mal que le hayan levantado su programa radial matutino Puntos de vista, que se emitía de lunes a viernes de 6 a 9hs por AM Radio del Plata. Está mal que el comunicador social (figura destacada de la señal de cable TN) no pueda seguir expresándose libremente en los medios porque hizo pública una denuncia contra la empresa constructora Electroingeniería, perteneciente a dos empresarios kirchneristas Osvaldo Acosta y Gerardo Ferreyra. Como la radio está comercialmente a cargo de otro empresario K, Sergio Spolzki, Nelson por el momento se queda afuera de las mañanas radiofónicas, aunque no creemos que sea por mucho tiempo ya que seguramente el Grupo Clarín le hará un lugarcito o algún otro multimedio lo cobijará.
Lo que le sucedió al Doctor Castro no es exclusividad de los Kirchner, como así los grandes comunicólogos les gusta difundir. Es más bien producto de un sistema de medios de comunicación en el cual si el comunicador no hace lo que su empleador quiere, o peor aún, directamente contradice sus intereses, entonces perderá su espacio. Esto pasa hoy en día, tanto en los medios públicos como en los privados.
Desde este modesto lugar lo que le podemos sugirir a nuestro entrañable cumpa Nelson Castro, es que luche por una nueva ley de radiodifusión que democratice la comunicación, amplíe los espacios para que el conjunto de la comunidad se pueda expresar sin negociados entremedio. Pero lo vemos muy difícil, ya que Castro forma parte de uno de los multimedios más poderosos del país. Es miembro de una empresa que se opone al reemplazo de la ley de radiodifusión que instaló la última dictadura militar. Pues, Clarín es la representación de la concentración de la comunicación. Libertad de empresa, de grandes empresas, no de prensa.
Por Mauro Reynaldi

5 comentarios:

Ana dijo...

Nelson Castro es el paradigma del que transforma una buena causa (luchar contra la discriminación) en un evidente usufructuo de su posición de víctima y un evidente interés en lograr la mayor cantidad de réditos para sí mismo y sus intereses posiblemente políticos.
Esto delata que sus intenciones son espúreas y echa un manto de duda sobre su supuesta ¨honestidad intelectual¨.
Quiere aparecer como puro y objetivo cuando en realidad es todo lo contrario. ¨Dime de lo que hablas y te diré de lo que careces¨.

Anónimo dijo...

Presten atención a la versión del Chavo Fucks sobre el lobby que habría hecho Castro para renegociar su contrato. De ahí la denuncia contra sus empleadores.
Clarín en el conflicto del campo apretó a muchos de sus empleados...
Por ley de medios en argentina, por el fin de los monopolios...
Saludos.
Martín.

Tito Rosé dijo...

Vespertino nop..matutino. Si vos hablas mal de quien te emplea te estas yendo solo..nadie te echa.En la radio, en mi farmacia y en el colegio de acá a la vuelta.A llorar a la llorería...

MONA dijo...

A nadie, ni siquiera a Nélson Castro, le interesa la libertad de prensa, sino la libertad de ganar cada vez más y concentrar las empresas productoras de noticias.

Al centro y adentro dijo...

Gracias por los comentarios!

Fe de erratas: es verdad es matutino, no vespertino.

Saludos.