sábado, 19 de septiembre de 2009

Ahora la democracia amenaza al periodismo


La rabia de la derecha mediática- o sea, esos prestigiosos periodistas de la ciudad que se escandalizan por la supuesta "supresión de la libertad de prensa" que se dará si el oficialismo consigue en el Senado de la nación los votos suficientes para sacar la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual-, no cesa.

Desde la mayoría de los grandes medios comunicacionales se trata de instalar, hasta ahora sin pena ni gloria, la idea de que el periodismo con la nueva reglamentación será amordazado por el Poder Ejecutivo. Entonces, de este modo, se cooptarán las libres conciencias de los pulcros e impolutos comunicadores sociales, que día a día se esfuerzan por hacer llegar, "neutralmente", la información que la ciudadanía necesita, merece. Claro, esto es consecuente con la noción de que los K son lo peor que le pudo pasar a este país superdesarrollado. La decadencia del sistema político, la crisis financiera internacional, el golpe de Estado en Honduras, la gripe porcina, el dengue, entre otros males, son productos de la gestión gubernamental kirchnerista.

¿Y cómo esta nueva norma que cambiará el sistema de comunicación audiovisual argentino no va a ser rechazado por el valiente periodismo libre que ejercen grupos mediáticos como Clarín, Uno, Perfil, etc.?

Acá en la ciudad de Rosario, el colega Raúl Bigote Acosta, personalidad reconocida del diario La Capital, perteneciente a los empresarios José Luis Manzano y Daniel Vila , publicó hoy en el matutino la nota intitulada El periodismo está amenazado donde expresa nítidamente el sentir de ese periodismo "independiente" que se ve afectado por la simple intención de un gobierno nacional de abrir el espacio comunicacional, de por fin democratizarlo. La patota Kirchnerista, esos gangsters mafiosos al estilo Al Capone, vienen a terminar con la libertad de expresión, a socavar nuestros derechos como humildes ciudadanos que trabajamos por el bien de la patria. Una vez más la política entorpece el andar del libre mercado.

Estamos con voz Bigote, no podemos permitir que los K nos lleven por delante. Esto es la vuelta del stalinismo. ¡Que horror! Hay que defender a las grandes empresas de medios, que con todo su amor, nos emplean, nos dan el espacio para manifestar nuestras concepciones del mundo libremente. El Estado siempre actúa contra nuestros intereses. A ver si terminamos siendo como Cuba o Venezuela.

Por Mauro Reynaldi

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojo con los sarcasmos que desp te ponen los títulos sacados de contexto

HEKKATOMBE LATINA dijo...

Quisiera humildemente invitar a los lectores a ver el siguiente vídeo: Los Medios de Comunicación Golpistas, una conferencia realizada en 2008 por el periodista mexicano Julio Hernández López. Imperdible para comprender la verdadera magnitud del problema de los medios masivos de comunicación en nuestro país y América Latina.

Daniel Rico dijo...

EL EMPLEADO DEL MES

En castellano clásico, la palabra alcahuete nombra a quien se ocupa de facilitar los encuentros venéreos, tanto sea por vocación como persiguiendo un rédito económico. La celestina, de Fernando de Rojas, era una alcahueta y Juntacadaveres, personaje del Uruguayo Carlos Onetti, tenia el mismo oficio.

En el lenguaje de los argentinos, un alcahuete es un empleado que se ocupa de contar a escondidas al patrón, que piensan sus compañeros de trabajo, denunciar al que trabaja sin el suficiente entusiasmo y sugerir a quien despedir para mejorar el nivel de producción. Estas tareas se llevan acabo al tiempo que se inventan halagos desmesurados para el patrón. Por extensión, se considera un alcahuete al que halaga al poder, espía o denuncia en cualquier situación. También suele usarse la palabra lameculos para hablar de estos individuos y su actitud es siempre condenada por la gente honesta.

Mas modernamente, y tal vez con mejor gusto, se suele llamar al alcahuete "Empleado del mes", en alusión a quienes aparecen en el cuadro de honor de la cadena de hamburguesas yanqui Mac Donald, circunstancia en la que se considera un honor lo que antes era una vergüenza.

Por estos días, se debate en la Argentina el cambio de la ley de medios de radiodifusión impuesta por la sangrienta dictadura, que asaltó el poder en 1976. El principal oponente al cambio de la ley es el Oligopólio mediático encabezado por el diario Clarín, que creció al calor de la dictadura y logro consolidar su posición dominante en los gobiernos democráticos que la sucedieron y que no pudieron cambiar la ley.

En el congreso, la derecha a defendido la posición del oligopólio Clarín, pero tratando de no quedar como los defensores de una ley dictatorial, en particular la Unión Cívica Radical, de larga tradición republicana.

A pesar de que el Partido Peronista , que impulsa la ley, a perdido apoyo de la ciudadanía a su gestión de gobierno, la derecha no ha logrado detener el avance de una reforma con gran consenso social.

La ley propuesta incluye una clausula que obligaría al Grupo Clarín a desprenderse de las licencia que le permiten una posición dominante del mercado en el plazo de un año.
Ante la imposibilidad de evitar la reforma, el diputado radical Oscar Aguad tuvo el descaro de proponerle, durante un debate televisivo, al jefe de la bancada peronista negociar el mantenimiento de los privilegios del grupo Clarín, a cambio de aprobar la ley; fueron sus palabras: "quitamos este artículo y la ley sale en una semana".

Los ciudadanos votamos a nuestros representantes para que defiendan el interés común, no se les confiere un privilegio sino una responsabilidad. A veces les es difícil estar a la altura del trabajo que deben hacer y es comprensible porque todos tenemos nuestras limitaciones; pero cuando vemos a algunos defender descaradamente los privilegios de una empresa a costa de traicionar el interés de todos, es difícil no sentirse traicionado.

Hoy quisiera proponer el reconocimiento al empleado del mes al diputado radical Oscar Aguad.

sin dioses dijo...

Y pensar que alguna vez escribió en la Revista Crisis, pecados de juventud que le dicen.

Brian, rosarino en el Chaco dijo...

Parece que ahora la crisis se le produjo en el cerebro al Chiche Gelblung rosarino. Pero siempre fue gracioso, Bigote. Al menos es más divertido escucharlo que a Lotuf y Novaresio. Da más bufón, un estilo Jorge Asis.

Un abrazo, Mauro

MONA dijo...

Tan luego el Bigote va a reclamar libertades de expresión... justo él, que ha dicho todo, no se ha callado ni una barbaridad...

victor dijo...

En defensa de Bigote al menos a el no lo escucha casi nadie pero al adlater de todas las viejas rosarinas (y de algunos otros que no tienen otra opcion dado que la emision tapa a las otras ) nuestro fernando peña rosarino la luisita nova resio nos hace quedar como la mona a todos los rosarinos para colmo en concubinato(tendran sexo ?) con el profesor grondona ya que es incoprensible que semejante muestra de pelot.......sea el maximo exponente del periodismo rosarino.

PD ¿Vieron que usa unos lentes distintos en buenos aires que en de 12 a 14 ? Tendra algun sentido psicosexual?)

Al centro y adentro dijo...

Anónimo quien lee bien entiende, no es tan complicado.

Víctor, sí al cumpa de Grondona, niño de los mandados de Goyan, ya lo tenemos, siempre fue un derechoso. No sorprende.

El grupo Uno no se quedó atrás, sin ser menos que Clarín salió con todo su arsenal a matar la nueva ley. Así que tenemos que contrarrestar esos embates. Esta ley es nuestra, de la democracia por la que tanto luchamos, es la ley para nuestros más de 30 mil compañeros desaparecidos y para todo el Pueblo que sufrió una de las peores dictaduras de la historia latinoamericana.

Saludos cumpas.

Gracias por escribirnos.

Mauro