domingo, 13 de diciembre de 2009

El chiste del año

No sabemos si tomarlo como un chiste o como una broma. Pero seguramente debe ser por el bien de la humanidad, es decir, por la civilización capitalista. Estamos haciendo referencia al Premio Nobel de la Paz otorgado al presidente norteamericano Barack Obama. No nos llama la atención este reconocimiento internacional al primer mandatario estadounidense, pues con el mismo criterio habían galardonado en 1973 al "diplomático" Henry Kissinger, ideólogo de las dictaduras oligárquicas en la década del setenta en Latinoamérica. Nuevamente se premia a quienes "tanto defienden la paz mundial", que no se cansan de enviar guerreros "patrióticos", para garantizarla, a los países "bárbaros" con el fin de establecer la democracia liberal occidental. Afganistán e Irak están sumamente agradecidos por la labor yanquie en esas tierras asiáticas. Si no fuera por las fuerzas armadas que mandó el "País de la Libertad", seguirían siendo territorios subdesarrollados, pertenecientes al "tercer mundo". Así que Asia como América Latina están en deuda con la gran nación del norte. Le deben su felicidad, su prosperidad. Entonces, hay que recompensar a la primera figura política del imperio "bueno y lindo" que es Estados Unidos.
¡Felicitaciones para Barack! que además es afroamericano, o sea, negro. El progresismo argentino está contento.
Beautiful country, nice people.

Por Mauro Reynaldi