miércoles, 18 de mayo de 2011

El gran pretendido por la derecha

Desde Al Centro y Adentro pensamos que hay que darle una mano a la Oposición para las elecciones que se avecinan. Y ya que estamos, de paso, también le brindamos una ayudita al Oficialismo. Repasando decimos que ya se bajaron de la carrera presidencial: por el radicalismo, Julio Cobos y Ernesto Sanz; Mauricio Macri por el Pro, ya que va por su segundo mandato consecutivo como Jefe de Gobierno de la ciudad autónoma de Buenos Aires; Fernando Solanas por Proyecto Sur, también declinó para competir por la jefatura porteña, y apuesta a la vez a que Hermes Binner sea el candidato a la presidencia por la alianza de centroizquierda en la que se encuentran el propio Proyecto Sur, el Gen, el partido de Luis Juez, y el socialismo.
Entonces, viendo que los opositores en su conjunto no consiguen un candidato firme para pelearle voto a voto a Cristina Fernández en octubre, proponemos buscar por dentro del Frente Para la Victoria al gran postulante opositor, y de esta manera damos con el gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli.

A nuestro entender, el ex corredor náutico sería quien mejor exprese el sentir de la derecha vernácula. Por su labor "moderada" puede hacer juego con Ricardo Alfonsín, con Macri, con Binner, y también, obviamente, con Eduardo Duhalde. Imaginemos a Scioli yendo por la presidencia, con todo el apoyo de las corporaciones mediáticas, y dejándole al mismo tiempo vía libre a Sergio Massa y a Francisco De Narváez para disputar la gobernación bonaerense. No estaría mal, ya que es más el espanto que el amor lo que une al mandatario de la principal provincia del país con el proyecto kirchnerista. Scioli es producto de la era menemista tal como lo fue Ramón "Palito" Ortega, actualmente lo es Carlos "Lole" Reutemann, y pretende sumarse a esta nueva raza de políticos el humorista y profesor de educación física, Miguel Torres del Sel.

Scioli está en el bando contrario, como lo estuvo Cleto hasta el debate por las retenciones a la exportación de soja, hace más de tres años atrás. No suena descabellado pensar que en poco tiempo, probablemente después de finalizado el año electoral, ya reelecto como gobernador, el marido de Karina Ravolini pegué el portazo y empiece a construir una alternativa de poder nacional junto a los actuales referentes de la oposición. Si no es ahora será más adelante, pero es muy probable que esto suceda. Esta posibilidad debería llamarle la atención, preocupar, a los partidarios K, y darse cuenta, si realmente quieren una Argentina más igualitaria, con mayor justicia social, acompañar la candidatura de Martín Sabbatella en el territorio bonaerense.

Daniel Scioli es el menemismo maquillado de nacional y popular, es el político mimado del establishment y de los grandes grupos comunicacionales, que le cae bien al "buen gusto" de la clase media argentina. En síntesis, es el dirigente que le hace falta a la oposición para aspirar a algo más que a un lejano segundo puesto, sin aspiraciones al ballotage.

Por Mauro Reynaldi.