viernes, 23 de septiembre de 2011

La Justicia, la Inflación y la manipulación

El requerimiento del juez Alejandro Catania a algunos medios periodísticos, para que den información sobre espacios publicitarios a consultores que publicitan índices de inflación y sobre aquellos que lo amplifican, pone sobre el tapete el tema de la inflación y su uso político, económico e ideológico.

La Inflación ha sido por años y sigue siendo el Caballo de Troya del neoliberalismo (ver al respecto -o bajar- el libro (gratuito) titulado así, en www.deuntiron.org)

Bajo la bandera de la lucha contra la inflación se han congelado sueldos, se han bajado salarios nominalmente (como lo hicieron quienes hoy integran en el Congreso de la Nación la Comisión que difunde, Clarín mediante, el “Índice de inflación del Congreso”). Bajo la excusa de la lucha contra la inflación se han desestabilizado gobiernos y propiciados golpes de estado, incluso y en primer lugar, promoviendo ellos mismos inflación.

Todos los políticos del arco opositor coinciden con el padre del neoliberalismo, Milton Friedman, que fue el que aconsejó las medidas que tomaron las peores dictaduras cívico-militares de latinoamérica y los regímenes neoliberales democráticos como del menemismo y la Alianza radical socialista con Cavallo como ministro de economía. Todos ellos realizan sus mismas caracterizaciones y pregonan sus mismas recetas. Nada es casual.

De una buena vez hay que aclarar varias cosas:

1) No es lo mismo luchar contra “la inflación”, que es una categoría creada para explicar un fenómeno, que luchar contra los que aumentan los precios y contra el sistema que permite que unos pocos puedan imponer sus precios y con ello apropiarse de ingresos de otros. ¿Por qué se habla de lo primero y no de lo segundo?

2) ¿Es la inflación una enfermedad, un cáncer como nos quieren hacer creer, o es un síntoma? ¿Un aumento de la temperatura es una enfermedad o expresa la existencia de una enfermedad?. Mientras no se pongan en evidencia las causas, y se crea que el síntoma es el problema, obviamente que las curas serán peor remedio que la enfermedad. (Me remito al ensayo citado anteriormente donde se analizan las distintas teorías de la inflación y sus implicancias políticas, económicas e ideológicas)

3) La queja por los índices bajos sobre la inflación que pueda producir el INDEC no se debe a que quieren un índice mejor para aumentar mejor los salarios de los trabajadores. Y si no pregúntenle a Binner, gobernador de Santa Fe, que por un lado critica el Indec y por el otro desconoce los porcentajes que reclaman los trabajadores a su cargo.

4) Buena parte de los opinólogos y políticos que reclaman un incremento del índice que publica el INDEC son nada más ni nada menos que servidores de cierto capital financiero, que tiene atada sus ganancias a dichos índices. ¿O no saben eso? Cada punto de suba del INDEC representa para ellos cientos de millones de pesos de más que debe pagar Argentina. Por otro lado, existe una vinculación de los poseedores de esos títulos públicos que se actualizan con los índices del INDEC y algunos de los medios hegemónicos

5) Tampoco se dice que muchas de los monopolios que aumentan sus precios, y con ello tiran hacia arriba los precios de la canasta familiar y producen inflación, tienen a vez estrechas vinculaciones con los poseedores de los bonos de deuda externa que se benefician si la inflación sube más. Es decir, ganan por los dos lados, apropiándose lo que no les corresponde al aumentar sus precios, y cobrando más plata al estado argentino al poseer bonos que incrementan su valor por la inflación del INDEC.

6) Se habla de la inflación y del aumento de precios como si los precios fueran seres con vida propia, como si se aumentaran solos, como si la inflación fuera un ente maligno y no se aclara que en realidad los precios son aumentado por gente, más precisamente por corporaciones que dominan el mercado y por ende pueden imponer sus precios ¿Por qué en vez de luchar contra la inflación no se llama a luchar contra los que establecen los aumentos de precios?: Porque claro, cuando Cablevisión aumenta el precio y la secretaría de comercio le dice que debe bajar de los $145 a $109, la oposición sale a apoyar a la empresa que aumenta los precios, y naturalmente Clarín en primer lugar porque es dueño de la empresa, que encuentra abogados, fiscales y jueces para sus fines. ¿Por qué tan ardientemente cuestionan a la inflación y no a quienes imponen los aumentos de precios? ¿por qué no se habla de cual es la verdadera causa de la inflación?

7) No se define qué es la inflación y ni se ponen de manifiesto las implicancias sociales que tienen las recetas que tienen para la lucha contra esa inflación que definen. Como para ellos el problema de la inflación es que hay una mayor cantidad de dinero que el necesario, la cuestión pasa por restringir ese dinero (bajando el poder adquisitivo de la gente, encareciendo el crédito, impedir un gran crecimiento económico, y todas las recetas que recomiendan desde siempre)

8) No se señala el impacto que tiene EEUU exportando su crisis y su inflación a los países del mundo, entre otras formas con las reservas que estos países se ven obligados a tener en dólares

9) Tampoco se señala el papel importantísimo que tiene en el crecimiento de la inflación lo que ellos llaman el Phi esperado. Al respecto transcribo las páginas 101 a 104 del libro antes señalado, que como dije, se puede bajar gratuitamente y se es libre de usarlo como les parezca:

Incrementar las expectativas inflacionarias.

Ud. sabe que en el mundo existen sectores interesados en la guerra: los que venden armas, los que quieren conseguir recursos y materias primas de otros países más baratas y controlarlas, los que quieren conquistar o mantener mercados, los países que se benefician con políticas imperialistas o colonialistas, etc. Ahora bien, no tenga dudas: el más militarista será el que más hable a favor de la paz. “¡Justamente para conseguir la paz nos vemos obligados a invadir Afganistan, Irán, Irán, …...” ponga el país que quiera.

Lo mismo pasa con la Inflación. Los que más hablan en contra de la inflación y plantean medidas contra ellas son los mayores interesados en que exista inflación.

¿Quiénes están interesados en que exista inflación?: obviamente quienes se benefician con ella, sea económica o políticamente, o ambas. En lo económico los que especulan, los que tienen atados sus ganancias al incremento de la inflación, los que buscan en ella mejorar sus precios relativos, los que pueden ir a la vanguardia del incremento de precios y con ellos conseguir una mayor tajada en la distribución del ingreso, los capitales buitres de aquí y de otros países, los que viven de asesorar como enfrentar la inflación, cómo invertir, etc, etc.

Tomemos un ejemplo. Hay un interesante video de un tal Nicolas Salvatore, economista y consultor, coordinador general de Buenos Aires City y socio de Graciela Bevacqua, la ex directora del INDEC1.

En el video plantea “el grave problema de la inflación” y la necesidad de tener un “plan antiinflacionario”.

Allí señala que

hay que entender que los planes antiinflacionarios tienen dos características anti intuitivas. La primera es que los planes antiinflacionarios se empieza por el final, no por el principio, por las causas fundamental, sino se empieza por las expectativas, la madre de todas las batallas es batalla de la expectativa del cortísimo plazo. Y lo otro es un fenómeno particular en el que muchas veces la manera de combatirlas no es combatir las causas originales, (…) en Argentina no hubo inflación de origen monetario. ((¿Qué hay que hacer?)) Paso 1 retrotraer la plantilla de recursos del indec al año 2006 pero urgentemente y de corto plazo retrotraer, Paso 2 generar un anuncio creíble, un gobierno creíble que de un anuncio creíble.... de que va a haber desaceleración y Paso 3 con el nuevo Indec generar credibilidad”. 2

Este individuo es uno de los comentaristas de La Nación y otros diarios. Es quién se encarga de pronosticar qué inflación es la que debemos esperar y sus opiniones y de su consultora son parte de las formadoras de opinión al respecto.

Vemos que la primera medida antiinflacionaria es pedir que su Jefa y él mismo pasen a controlar el INDEC. No sorprende que diga que no se deben atacar las causas originales, claro, no hay que atacar a los que cambian los precios por ejemplo, pero admitamos por un momento que la clave de la temática inflacionaria está en lo que él dice, las expectativas.

Mientras en ese video decía esas cosas, y en los diarios hablaba en contra de la inflación, de la necesidad de tomar medidas, etc, en un acto de ingenuidad, seguramente por no darse cabal cuenta de lo que significa escribir algo en su página personal -pública- del Facebook, dice lo siguiente:

Este gobierno termina con el mundial, es motivo de celebración. la inflación es un fuego santo, purificador, que incendiará a todo el kirchnerismo en la hoguera. Brindo por Phi esperado!! ((inflación esperada)). Y no solo brindo, me voy a encargar, como todos los meses, de que Phi esperado sea alto, muy alto, recontra alto, como diría el finado Guido Di Tella 3 .

Como vemos por un lado dice que hay que combatir la inflación, que la inflación se combate bajando las expectativas sobre la inflación, es decir, bajar el Phi, y al mismo tiempo se encarga de generar expectativas inflacionarias, aprovechar su situación de consultor y “experto” para mentir y hacer creer que el Phi -la expectativa inflacionaria- sea alta, muy alta, recontra alta.

Tanto los teóricos sobre la economía, como los consultores oráculos, tienen una virtud: Sus teorías son buenas para defender intereses, pero malísimas si se intentan tomar decisiones de negocios en base a ellas, pues están alejadas de la realidad.

Sin ir muy lejos, todo economista en algún momento de su carrera estudiará las ecuaciones, teoremas y tasas de Fisher (Irving), que ya vimos en la teoría cuantitativa de la moneda, concepción predominante hoy sobre la inflación. Al punto que Joseph Schumpeter llegó a decir que "probablemente algunos historiadores futuros considerarán a Fisher como el más grande economista científico norteamericano que ha habido hasta el día de hoy".

Pero Fisher cometió un error grande: se creyó su teoría y en base a ella invirtió su capital en la bolsa y terminó perdiendo su capital y casi todo su patrimonio familiar...

Y como él muchos, no sólo las apocalípticas del tipo Lilita Carrió, sino los serios y medidos economistas y consultores, aportan su granito de arena para que las suban las expectativas inflacionarias y por ende suba la inflación

Un estudio de los diarios, radios y TV de los medios hegemónicos encontrará que así como todos los días hay un pronóstico del tiempo, siempre, todos los días, en algún lugar, en alguna columna, en algún comentario, se señalará que la inflación real es más alta que la que dice el gobierno.

Consciente o inconscientemente, con esta prédica lo que se hace es aumentar el famoso Phi, que en definitiva se utiliza para poner los precios.

El Congreso como operador de la especulación y el capital financiero.

Como no alcanzan las consultoras y economistas para aumentar el Phi y se necesita que aumente la inflación esperada, los diputados -voceros y empleados de los grupos económicos-, aprovechando su mayoría relativa y control de comisiones del Congreso, crearon “el índice de Inflación del Congreso”. Y lo tienen a Clarín y demás medios para “informarnos”:

La oposición difunde hoy la inflación del Congreso

El mes pasado, la inflación del Congreso registró una suba de precios de 1,62% mientras que el dato oficial fue de 0,8%.

El anuncio estará a cargo de los diputados Patricia Bullrich, Silvana Giudici, Gustavo Ferrari, Paula Bertol, Ricardo Gil Lavedra, Federico Pinedo, Eduardo Amadeo y Fernando Iglesias.”(*)

(*) Repasen los personajes mencionados y encontraremos a miembros y defensores de gobiernos que bajaron NOMINALMENTE las jubilaciones, pensiones y salarios, así como reprimieron protesta matando gente. No es de extrañar entonces que los precios tiendan a subir.

Y podríamos seguir con más puntos. Pero con lo que sigue alcanza para fundamentar algo:

No compremos carne podrida

Más argumentos sobre estos y otros temas vinculados a la inflación, en el ensayo

La Inflación, el Caballo de Troya del neoliberalismo. Ensayo Ensayo acerca de las teorías sobre la inflación y sus implicancias económicas, políticas y sociales.” Fernando J. Pisani.

Por Fernando J. Pisani

fjpisani@gmail.com

www.intercol.org.ar/fjpisani

1Instituto Nacional de Estadísticas y Censo

2http://www.youtube.com/watch?v=q5iHg79Qgyg

3 http://www.diarioregistrado.com/Politica/50309-la-uba-desmiente-relaci-n-con-una-consultora-privada-.html