sábado, 8 de noviembre de 2008

Hipocresías



Cuando los propietarios e ideólogos de los grandes medios de comunicación se aburren, no saben de qué hablar, reflotan el tema de la “inseguridad”. El medio pelo argentino, ya demasiado canoso, compra como si estuviera ante una liquidación de temporada, en plena feria. El redundante discurso mediático y tilingo culpabiliza a los pobres, y a quienes intentan mejorar la calidad de vida de los sectores populares, de todos los hechos de violencia física que se producen en nuestra sociedad. De la violencia simbólica, y también física, que ejercen las clases dominantes y sus aliados políticos, ni una sola mención por parte de los mass media blumberizados. Por supuesto, la exclusión social, que provoca pobreza y miseria generalizadas, es un fenómeno de la naturaleza, de nuestro suelo o, en su defecto, un mero dato estadístico. Ergo, los malos siguen siendo quienes se quedaron afuera del sistema, gracias a su “incapacidad” de adaptarse a los cambios y afrontar riesgos. Por este motivo, les divierte salir a robar y matar gente. Por lo tanto, quienes no tienen techo ni comida no padecen la “inseguridad”, ya que están segurísimos de que nada favorable, que los saque de su paupérrima condición de vida, les va a pasar.
Volviendo al medio pelo canoso argentino, que llorisquea y patalea por el retorno de las jubilaciones y pensiones al Estado. Se sabe que están muy preocupados por el futuro de sus aportes, por el futuro de su futuro, que ya tiraron por la borda cuando reeligieron al caudillo neoliberal y avalaron el desmantelamiento del aparato productivo. Empero, no escatiman en ahorrar exabruptos hacia un gobierno que, más allá de sus sin número de torpezas, está intentando recuperar algo de la dignidad nacional perdida. Ah, como aspecto menor, fue elegido por la voluntad popular. Hecho que muchos resentidos políticos ningunean, y ya no saben de qué agarrarse para voltearlo. Lamentablemente para estos ciudadanos bien dotados, "gente como uno", las AFJP tienen las horas contadas, efectivamente se desprivatizará el sistema previsional. Es decir, lo público será nuevamente público.
En otro orden, yendo a la política internacional. Ahora que Barack Obama llegó a la Presidencia de los Estados Unidos, nosotros los habitantes de países periféricos debemos estar felices porque: no habrá más invasión económico- militar norteamericana, se le levantará el embargo a Cuba, los yanquis se arrepentirán de todo el mal que le causaron a la Humanidad durante el siglo veinte y lo que va de éste, y de acuerdo con esto último, seguramente nos indemnizarán, paliando nuestras deudas y ayudándonos a progresar económica y socialmente. en definita, los norteamericanos tratarán a todos como iguales, como parte de la misma condición humana. No serán nunca más soberbios ni prepotentes. Lo que viene es puro altruismo.
Como vemos, éste es un grato ejemplo para nuestros políticos y gobernantes, un negro conduciendo los hilos de la nación más poderosa del planeta. Deberemos aprender de ellos, los estadounidenses, que son tolerantes, pues no discriminan, y viven en la tierra de la democracia, la libertad y la prosperidad (aunque nosotros, los populistas, no lo podamos entender).
Salud.
Por Mauro Reynaldi

2 comentarios:

Alfredo dijo...

De acuerdo. Agregaría lo siguiente: Lo que dijiste en tono sarcástico sobre Obama va a ser literalmente lo que embandere la derecha cuando (si es que) p.ej. Chavez, Fidel, o cualquier presidente alguno calificable de "izquierda", haga una crítica cualquiera a las políticas de EE.UU.

Futuras frases célebre de la derecha: "Pero si Obama es más comunista que Fidel Castro", "En EE.UU. ya no hay discriminación [[porque Obama es negro]]", "EE.UU. no es un imperio, es el país más democrático del mundo [[de nuevo, porque Obama es negro]]"

Parece que algunos la van a tener facil a la hora de argumentar boludeces que los despistados crean.

Saludos

Al centro y adentro dijo...

Gracias Alfredo por tu comentario. Es así, varios medios se podrán dar el lujo, finalmente, de volver a poner a EEUU como el modelo de la civilización, el progreso y la democracia, no tendrán que seguir recurriendo a países invisibles como Australia, Finlandia,etc.

Saludos.