viernes, 26 de junio de 2009

Al mazo

Nestór Kirchner cerrando su movida proselitista en el programa menemista Show Match. La derecha que dio a entender que privatizar o estatizar es un tema secundario, algo que no se debe discutir ahora. Estos son algunos datos de una patética campaña electoral, que no define nada más allá del común recambio de parlamentarios dentro del proceso democrático.
Las propuestas, los planes para que se realicen las verdaderas transformaciones que hagan que el país sea más justo y equitativo, no han aparecido nítidamente durante estos meses de cacería de votos por parte de los candidatos de las fuerzas más ranqueadas.

Se ha blasfemado por doquier acerca de que, a partir del próximo lunes 29 de junio, se viene el caos o la "chavización" de la República Argentina. Un disparate tras otro, producto de la falta de ideas y de la poca capacidad de la dirigencia política criolla de mejorar las condiciones de vida de grandes sectores de la población que aún están sumergidos en la miseria o viven con lo justo, a puras penas. Esta triste y cruda realidad social no es propiedad exclusiva de la mal llamada "clase política", es el resultado del Proceso de Destrucción Nacional que comenzó, formalmente, en marzo de 1976 y culminó con la caída del mediocre Fernando De la Rúa en diciembre de 2001. Dicho proceso ha sido avalado por un buen número de gente, no fue casualidad.

El neoliberalismo hizo estragos merced a la complicidad de bastos sectores de la sociedad que privilegiaron el bienestar particular sobre el general.

Para estos comicios legislativos, que no harán más que mover fichas de lugar, tanto el kirchnerismo como el neoconservadurismo con sus distintas caras pondrán en juego lo que tienen, que no es mucho más de lo que ya se mostró en los medios de comunicación. Es lo que hay, como suele expresarse. Es lo que la sociedad argentina generó en estas últimas décadas.

Tantos augurios, pronósticos alarmantes, empero si repasamos bien, el Gobierno ya perdió la mayoría, su "hegemonía", hace aproximadamente un año durante el debate parlamentario de la Resolución 125, en el cual el vicepresidente Cleto Cobos definió a favor de la oligarquía rural, y sin embargo, unos meses después, el oficialismo pudo reestatizar Aerolíneas Argentinas y el sistema jubilatorio.

Lo más importante, tras la jornada electoral de este domingo, será ver cómo quedan posicionados los presidenciables para el 2011. O sea, Nestór Kirchner, Mauricio Macri, Carlos Reutemann, Cobos, Elisa Carrió, Hermes Binner, Pino Solanas.

El neoliberalismo presenta varias opciones: desde esa derecha a la que no le tiembla el pulso como es la Unión Pro hasta el socialismo de bajas calorías de la provincia de Santa Fe, pasando por el republicanismo de la Coalisión Cívica aliada a los deshechos del radicalismo y también a los mencionados socialistas.

En tanto, el Frente para la Victoria aferrado a sus logros, se encuentra en una situación similar a cuando asumió el 25 de mayo del 2003, tras obtener el 22% de los votos y luego del abandono escapista en el ballotage de Carlos Menem. Es decir, que los K tendrán que revalidar su gestión, ir por más, profundizando el cambio que iniciaron hace seis años. Ese es su deber, su compromiso ciudadano. Mientras que el de la oposición es volver a colocar a la Argentina al servicio incondicional de los intereses del gran capital extranjero.
Por Mauro Reynaldi

5 comentarios:

Jordi dijo...

Nunca como ahora tuve la decisión tan clara a la hora de votar. Pensé en votar a Del Frade pero me da por las pelotas que no reconozcan casi nada de lo hecho por los K. Así que chamigos se viene Rossi - Leoni completo.
Saludos

Brian, rosarino en el Chaco dijo...

Bien Mauro, esa es la cuestión. Toda la oposición toda es destructiva. Ninguno reconoce nada de todo lo bien que se hizo, actúa como reflejo a todo lo que sea iniciativa del gobierno. No discuten políticamente, lo llevan a la banalización del marketing o de la moralización de la política. En definitiva, con todas las limitaciones el único proyecto que habla de política y que quiere gobernar es el del kirchnerismo. Solanas habla de cosas bonitas, pero para eso hace falta construir poder popular, y el no tiene ni el apoyo orgánico de la CTA, y eso que lleva varios candidatos de esa central. Se pueden tener las mejores intenciones y los mejores discursos, y todos te van a aplaudir. Pero si querés gobernar y tomar decisiones tenés que meter las patas en el barro como hace Néstor.

Un abrazo grande.

Al centro y adentro dijo...

Gracias Jordi y Brian, abrazos para ambos. Pero para mí es una lástima que se distancien fuerzas (agrupaciones) que están dentro del campo popular. Me parece que el ninguneo de Proyecto Sur sobre lo avanzado por el kirchnerismo en cuanto a la recuperación de la dignidad nacional, es un error gravísimo que obstaculiza dicho avance. Estas mezquindades también involucran al kirchnerismo por haberse cerrado en el PJ. O sea,haber abandonado la "tranversalidad". Creo que la única forma de parar a la derecha, la cual va a crecer seguramente a partir del lunes, es a través de la unidad del campo popular, más allá de dichos recelos deberían juntarse el kirchnerismo, Proyecto Sur, Libres del Sur, el armado de Sabbatella, y toda la CTA más los movimientos de campesinos que han sido desplazados por los terratenientes de la SR y la FA.
Saludos electorales.
Mauro

espadol dijo...

No pueden parar de hablar de bananas en un país bananero, razonable. Por primera vez en mi vida vi ayer un programa de Tinelli y si eso es lo que hay para divertir y hacer reír, Olmedo era Maradona. Todo muy burdo, vulgar, como también los discursos políticos pero miedosos a la hora de actuar. Al que no le tiemble la mano haciendo lo correcto a favor de quienes más lo precisan, ellos pueden quedarse de vez en cuando sin poder, pero no sin la gloria. En fin, nunca una elección de mierda, produjo tanta como ésta, o será tal vez que estuve más atento. Un desperdicio con casi 50 años, lo que deben pensar los más jóvenes. Vivir en democracia no nos hace merecerla si la usamos para hambrear al pueblo, asesinar la cultura y postergar a los mismos de siempre, por los mismos de siempre. Ojalá el Lunes haya menos olor a bosta.

Al centro y adentro dijo...

Hola Espadol. Se trata de una campaña tan chata. La banzalización de la realidad, los candidatos en vez de confrontar ideas, pensamientos, hacer política con mayúscula, se la pasaron desfilando por lo de Tinelli. Kirchner tanto criticó al Grupo Clarín y terminó dándole una nota al payaso menemista de las noches del canal 13. En vez de dar el debate con los demás candidatos, como debía haber sido.
La verdad es que la cultura neoliberal sigue vigente y no hay demasiada volutnad por cambiarla.
Saludos.
Mauro.