domingo, 14 de junio de 2009

Ciclo de Cine Español del 16 al 23 de junio







Martes 16 de junio, a las 20 hs.

YO (España, 2007)
Dirección: Rafa Cortés - Int.: Manuel Barceló, Àlex Brendemühl.
Baste un dato para presentar aquí "yo", la más que notable ópera prima de Rafa Cortés, premiada en Rotterdan 2007 (“por su intensa descripción de la lucha de un hombre por adquirir una identidad, por su dirección segura y por la actuación magnética y calculada de su protagonista”). El dato es el siguiente: cada año la Fripesci elige de entre las primeras o segundas películas de un cineasta premiadas por el organismo en los festivales, la que es la película “Revelación del año”. La ganadora se presenta cada año en una ceremonia en el festival de Cannes y goza del inmenso privilegio de exhibirse en el mayor espectáculo cinematográfico del mundo. Baste este dato, como decía, para presentar la película, pero sobre todo para entonar un “mea culpa” por no haberle dedicado en Contrapicado.net ni una sola línea en todo el 2007 a una de las películas españolas que, con más valentía y radicalidad, se sumerge en los derroteros estilísticos y narrativos por los que el cine español apenas empieza a caminar. Heredera del cine áspero, huidizo y al mismo tiempo lúcido que impregnaba la extraordinaria "Las horas del día" de Jaime Rosales, yo se centra, como tantas y tantas otras películas a lo largo y ancho de la “vanguardia” cinematográfica, en la búsqueda desesperada, casi esquizoide de una identidad esquiva, en fuga, terriblemente frágil y quebradiza.
Álex Brendhemül, co-guionista de la película junto con Cortés, es Hans, un tipo inquietante y sin un pasado demasiado claro que llega a un pueblo de Mallorca para trabajar a las órdenes de un hacendado alemán (uno de los muchísimos que hay en Mallorca, una isla que, tal vez, también esté buscando su propia identidad) sustituyendo a otro Hans que había desaparecido del pueblo de improviso y si dejar rastro. En el marco de un falso thriller “vacío”, sólo cargado de intensidad emocional, Rafa Cortés se aproxima al Polanski más enfermizo al retratar el proceso angustioso de transformación del Hans que acaba de llegar a la isla en el Hans que se fue. Una metamorfosis que no responde sino a la necesidad de ser alguien, de saber quién se es. Así, de la misma forma que Hans se obsesiona con su identidad hasta acabar convertido en otra persona (o no), Rafa Cortés se pregunta por la identidad de un género manido y desgastado, vaciándolo y ofreciéndoselo a un espectador que seguro verá defraudadas sus expectativas genéricas y tal vez se cuestione su propio papel frente a la película.
Por Carlos Balbuena, Enero 2008, Contrapicado.net

Martes 16 de junio, a las 22 hs.
LA ZONA (México / España, 2007)
Dirección: Rodrigo Plá - Int.: Daniel Giménez Cacho, Maribel Verdú.
Premio de la Paz, Festival de Venecia 2007.
Premio Luigi De Laurentiis, Festival de Venecia 2007.
Premio Fipresci, Festival de Toronto 2007.
El miedo al exterior es siempre proporcional a la altura de las almenas del castillo. Y los castillos de hoy día son cada vez más elevados. Sólo hay que darse una vuelta por un moderno barrio privado. Y si se vive en México DF, simplemente habitamos en el salvaje Oeste americano de finales del siglo XIX. Nula confianza en las instituciones (judiciales, policiales). Un mundo de ricos cada vez más ricos, y de pobres cada vez más pobres. Un lugar donde entra a jugar el llamado reducto de seguridad. La zona. Como el título de la magnífica primera película del uruguayo afincado en México Rodrigo Plá, un portentoso análisis de la psicosis por la inseguridad ciudadana, narrado con potencia visual, capacidad de análisis y limpieza narrativa. Una obra definitivamente mayor a la que, quizá, sólo le falta rematar con una última decisión, aparcada a manos del espectador, que hubiera llenado de esperanza, o de sombra el desenlace.
La zona entronca con el western americano, pero también con obras de denuncia como la legendaria Furia (Fritz Lang, 1936). Los derechos civiles, la presunción de inocencia, el Estado de derecho, pisoteados por la rabia, por la turba que, por una vez, se siente omnipotente.
“La Zona”, es un barrio privilegiado del DF mexicano donde al contrario que en el resto de la gran urbe, la policía no es ley. El sector ha sido convertido por los vecinos en una fortaleza donde atesoran -tras sus muros- desde capillas a institutos con el fin de crear su pequeño micromundo, ajenos a la pobreza que hay en el exterior. Una noche de terrible viento cae sobre uno de los muros que delimita el barrio un cartel publicitario. Tres jóvenes de origen marginal deciden entonces colarse para robar.
Plá huye de la acción y prefiere centrarse en las manipulaciones morales de sus criaturas, utilizando las elipsis como elemento de suspense narrativo, y ayudado por la excelente banda sonora de Fernando Velázquez. Mientras, desde el otro lado, Plá se desmarca del maniqueísmo y nos muestra también el cúmulo de intereses creados que provoca situaciones como la de la película, donde no hay más defensa que la propia porque la corrupción vive en estado de bienaventuranza.
¿Quién da más miedo, los de dentro o los de fuera? Al igual que en El bosque (M. Night Shyamalan, 2004), donde sus protagonistas habían decidido encerrarse en un tiempo que no era el suyo, los de La zona pretenden crear su propio mundo. Un mundo feliz, como el de Aldous Huxley. Sólo que ya habitamos en él. El futuro está aquí.
Por Javier Ocaña, El País, 9/11/07.

Miércoles 17 de junio, a las 20 hs.

14 KILÓMETROS (España, 2007)
Dirección: Gerardo Olivares - Int.: Adoum Moussa Aminata Kanta.
Premio Espiga de Oro, Festival de Valladolid 2007.

14 kilómetros es la distancia que separa África de Europa, pero el viaje hacia una vida mejor es mucho más largo y peligroso. El realizador andaluz Gerardo Olivares, conocido hasta 2006 por su labor como documentalista, acompañará en esta ficción a Mukela, Buba y Violeta en un periplo que les hará atravesar medio continente y en el que se verán expuestos a todo tipo de situaciones y encuentros.
Ganadora absoluta de la Seminci 2007 -se alzó con la Espiga de Oro, así como con reconocimientos para el director de fotografía y el compositor de la banda sonora-, Olivares se centra en un drama de tintes trágicos y crudeza cotidiana.
El guión se traza a partir de los encuentros y desencuentros de dos hermanos -que ansían llegar a Europa en busca de un futuro profesional, para el pequeño de ellos en el mundo futbolístico- y de una muchacha que huye de una boda concertada con un hombre que la violó antaño. A pesar del cuidado con el que se retrata a los protagonistas, la cámara se pega a Buba y parece desdeñar en ocasiones la trama de Violeta relegándola a la elipsis. El azar juega en contra de los personajes, y su futuro dependerá de la calidad humana de las gentes que crucen sus caminos.
Gerardo Olivares muestra lo mejor y lo peor de África, reconstruye rutinas, ensalza la belleza impresionante del paisaje gracias a la fotografía de Alberto Moro, y crea un discurso político, desde los tuareg que luchan por reflotar el continente desde dentro hasta los traficantes de personas de Marruecos que despellejan a los inmigrantes.
14 kilómetros es un film de luces y sombras, de esperanzas y desilusiones, de caída y resurgimiento. Es ante todo un homenaje a las miles de personas que se juegan la vida en busca de un futuro posible, y a las decisiones y situaciones que deben afrontar en el camino. Olivares trata con gran respeto y determinación el camino de estas gentes desde los rincones más recónditos de Mali hasta la costa de Marruecos. Es la historia de un viaje, de una meta que es el comienzo de otra vida. Considerado, detallista y reflexivo, el largometraje es una bella pieza sobre una situación acuciante que en Europa ha quedado desposeída de toda su crudeza y humanidad a fuerza de aparecer en la televisión de forma cotidiana. Olivares pone en primer plano unas problemáticas que nos son tan cercanas como extrañas.
Por Laura Montero Plata, Filasiete.com

Sábado 20 de junio, a las 20 hs.

CAOTICA ANA (España, 2007)
Dirección: Julio Medem - Int.: Manuela Vellés, Charlotte Rampling.

El director donostiarra Julio Medem regresa a la ficción con una nueva película después de siete años. Un acto de amor al cine y también a su hermana, Ana, muerta en accidente de tráfico a los 22 años. La historia, como es habitual en el director de "Los amantes del círculo polar" o "Lucía y el sexo", propone una estructura narrativa y una historia muy poco convencional. También pretende, en este caso, ser un relato teñido de esperanza y optimismo.
La protagonista (Manuela Vellés ) es una joven estudiante de arte que descubre su conexión con otras dos chicas que murieron trágicamente a la temprana edad de 22 años. Ella parece ser la continuación de las otras vidas, cuyas memorias habitan en el abismo de su subconsciente, y como si la personalidad de Ana (o de cualquiera de nosotros) estuviera enriquecida por las experiencias que vivieron otras personas ya fallecidas.
No es nada fácil, a priori, exponer claramente los argumentos de las películas de Medem, abiertas siempre a múltiples sutilezas e interpretaciones. Y ello también es un reto para la joven Manuela Vellés, que se convierte en todo un descubrimiento. Cuando apenas hacia unos días que se había apuntado a una escuela de interpretación en Madrid, Medem la eligió para ser la protagonista, casi absoluta, de su historia. Junto a ella, la cantante extremeña Bebe , o nombres consagrados como Lluís Homar y Charlotte Rampling, recuperada desde hace unos años para el cine después de interpretar varias películas con el director francés François Ozon.
Ha sido la película más cara de Medem, contando con un presupuesto de 5 millones de euros, y rodada en localizaciones de Fuerteventura, Ibiza, Canarias, Madrid, Nueva York y Arizona. Los cuadros que aparecen en la película fueron pintados por Ana Medem. Atrás queda la polémica del documental La pelota vasca, realizado por Julio Medem en el 2003, y que recogía el testimonio de varias personalidades (políticos, artistas, periodistas) en torno a la situación política y social vasca.
Cine Club Rosario - España 401