martes, 27 de octubre de 2009

Esta noche en el Cine Club

Cine Club Rosario
Miembro de la Federación Argentina e Internacional de Cine Clubes

Programación
OCTUBRE 2009

Martes 27 de octubre, a las 20 hs.

HABLAME DE LA LLUVIA (Francia, 2008)
Dirección: Agnès Jaoui - Int.: Agnès Jaoui, Jean-Pierre Bacri.
PRE-ESTRENO

Tercera película dirigida por Agnès Jaoui, tras “El gusto de los otros”, y “Como una imagen”. De nuevo ha coescrito el guión con Jean-Pierre Bacri, y como es habitual, ambos se reservan dos de los papeles principales.

Agathe Villanova (Agnés Jaoui), feminista recientemente dedicada a la política, regresa durante unos días a su pueblo natal en el sur de Francia para tomarse un descanso y, de paso, ayudar a su hermana a ordenar las pertenencias de su madre, recientemente fallecida. En la casa, además de la familia de la hermana, vive una asistenta argelina, Mimouna, y su hijo, Karim, que decide realizar junto con su amigo Michel (Jean-Pierre Bacri), un director de cine en declive, un documental sobre Villanova. A partir de ahí se desencarnarán todo tipo de desventuras que constituyen ante todo una excusa para tratar el tema de la humillación y de las relaciones de sumisión.

Agnes Jaoui tiene un don que es un tesoro en los tiempos que corren: sus películas destripan la subterránea amargura de la sociedad medio y altoburguesa francesa, y no sólo francesa, con bisturí de cirujano y una profundidad en el modelaje de los personajes que se desliza por detrás de una fachada de aparente intrascendencia. Jaoui habla de cosas trascendentes sin que lo parezca, radiografía el alma humana silbando y mirando para otro lado. El milagro es ése: hablamos de alta comedia francesa y de subtextos de crítica y sátira social de los que hacen babear a los críticos de arte y ensayo. Y al mismo tiempo la calidez cómica y extraordinariamente humana, su habilidad para imbricar las dobleces del discurso en un aparejo de comedia de enredo medianamente popular convierten sus películas en carne de gran público.
Comedia sutil, elegante, lúcida y melancólica, que oscila con entereza entre lo risible y lo trágico con soltura, la última película de Agnes Jaoui no cae en la tentación del humorismo histérico ni del ternurismo fácil.

Por Julio Rodriguez, Miradas de Cine.
Martes 27 de octubre, a las 22 hs.
FLAME Y CITRON (Dinamarca, 2008)
Dirección: Ole Christian Madsen - Int.: Thure Lindhardt, Mads Mikkelsen.
PRE-ESTRENO

A diferencia de otras cintas sobre la Segunda Guerra Mundial, la ambientación en Dinamarca resulta un escenario para muchos desconocido, lejos de los habituales (Francia, Alemania o Italia), igual que lo fue Holanda para "El libro Negro", lo que sienta un punto de interés para el espectador, cansado quizá de ver películas en los mismos lugares o de corte similar. Además, la propuesta se aleja del melodrama bélico recurrente y la trama es presentada como si se tratase de un film noir con todos sus ingredientes, femme fatale incluida.

El director Ole Christian Madsen, quien temporalmente había formado parte del grupo Dogma, reconstruye la historia de Flame y Citron, dos leyendas de la resistencia danesa, frente al paseo que supuso para Hitler la entrada en Dinamarca, donde encontró un pueblo mayoritariamente sumiso, si no con un número importante de dispuestos colaboracionistas, que convirtió la invasión del país en un juego de niños. Flame y Citron son personas que llevan una vida normal que, de la noche a la mañana, pasan a formar parte de uno de los escasos grupos de resistencia a la intrusión. Pero su militancia se va a ver envuelta en una trama de traiciones, sospechas, manipulaciones, falsas pistas y las propias contradicciones internas de cada cual a la hora de matar, que resultarán ser lo mejor del argumento.
Acompaña el cuidadísimo guión una esmerada fotografía, elaborada con mimo en cada plano, muy trabajada en cuanto a iluminación y color se refiere, sacando buen partido del zoom y de la cámara pegada a la piel de los personajes que otorga realismo y credibilidad a los hechos que se narran. Destacan también las interpretaciones, tanto de Thrue Lindhart (en el papel de Flame), flemático pero a la vez categórico, como la de Mads Mikkelsen (como Citron), en un papel más apasionado y visceral, pero ambos muy bien coordinados y dibujados, que son quienes mantienen el buen pulso del film hasta el final.
Un film muy interesante, que narra la misma historia desde otra perspectiva, sin caer en el victimismo fácil de temas ya sobradamente tratados por la cinematografía.
Blog Puerta de Babel, enero 2009.
Cine Club Rosario - España 401