martes, 19 de junio de 2012

La descolonización de la cultura (Desdolarización)


La batalla cultural se presenta en estos tiempos como un gran desafío para la mayoría de los argentinos y argentinas. Decimos la mayoría, porque ese fue el electorado que eligió democráticamente a este gobierno, un electorado que decidió afianzar su voto al rumbo que se inició en el año 2003, cuando el presidente Néstor Kirchner -votado por sólo el 22% de la población- nos propuso un sueño: “Reconstruir nuestra propia identidad como pueblo y como Nación”, fueron unas de las primeras palabras de su discurso y en ellas nos detenemos a reflexionar. 

La reconstrucción de la identidad tiene varias formas de ser analizadas. Cuando se recupera un nieto o la ley permite castigar a los genocidas, es una manera de reconstruir identidad, también lo es, el matrimonio igualitario y por supuesto, la reciente votada ley de identidad de género. Revisar nuestra historia, también reivindica que las Malvinas son argentinas, que “aquella guerra” fue un invento del gobierno de facto para perpetuarse en el poder. Tener un Estado presente, que se agranda, con aciertos y desaciertos, para contribuir en la mejora de la calidad de vida de las y los 40 millones que habitamos este suelo, también reconstruye nuestra identidad. Sentir que el pueblo recupera empresas que fueron privatizadas durante la década de los 90 - la década que nos privatizó hasta los sueños- claros ejemplos son las AFJP, AySA, Correo Argentino, Aerolíneas Argentinas, la expropiación del 51% de las acciones del grupo Repsol, no sólo son iniciativas que reconstruyen nuestra identidad, sino que también contribuyen a la construcción de un pueblo cada vez más soberano, un pueblo representado legítimamente que le dice NO al ALCA, un pueblo que ha recuperado su soberanía económica desendeudándose y poniéndole fin a las exigencias del “Consenso de Washington”… Podríamos seguir nombrando hechos e iniciativas del Gobierno Nacional, donde nos demostró que ese sueño propuesto por Néstor, podía cumplirse. 

Ahora bien, ¿Alcanza sólo con las iniciativas del Gobierno Nacional? 

Desde este espacio creemos que NO 

En la actualidad, todos y todas, quienes elegimos y votamos por la conducción de Cristina Fernández, debemos cumplir, también con hechos concretos, con nuestro aporte a esa reconstrucción de nuestra identidad como pueblo y como Nación. 

El pasado 30 de mayo, la Presidenta nos habló a los y las 40 millones de argentinos y argentinas que hacemos esta Patria, dijo: “lo de la batalla cultural no es una forma elegante, literaria, intelectual de abordar el verdadero problema de la Argentina. Hay una verdadera batalla cultural”. 

Lo primero que se interpreta, es que este “problema de la Argentina” está referido a la “dolarización” de los sueños de los argentinos y argentinas, la “colonización monetaria” a la que siempre estuvo atada nuestra economía, una moneda de resguardo. Actualmente, el desafío es entender que cuando el Estado interviene en la adquisición de divisas, lo hace porque cuida los intereses de nuestra Nación, y como en el caso de éstas últimas semanas, en detrimento de los intereses de los grupos concentrados de comunicación alineados al poder económico de nuestro país, que buscan “desestabilizar” y presionar con el principal objetivo de beneficiarse especulando mediáticamente con una posible depreciación de la moneda; que buscan adelantar la pizarra del dólar, legitimando un “mercado ilegal” ¿Vamos a permitir que un puñado de monopolios impongan agenda en el ritmo de nuestra economía? 

Creemos que esta es sólo una parte de la batalla cultural – una parte importante- , siendo que nuestros salarios están pesificados, como la mayoría de los productos que consumimos, y en el ámbito bancario los
depósitos en divisas significan cerca del 15% del total, siendo que los depósitos bancarizados en pesos constituyen más de un 85% de la banca. El caso de los inmuebles, es de mayor impacto, ¿Qué hacemos? ¿Pedimos mayor dolarización en el mercado inmobiliario, más colonización en nuestra economía? Ó ¿Pedimos que la venta de inmuebles sea pesificada? La batalla librada en este aspecto -creemos- hay que librarla “exigiendo” más bienes en pesos y no más divisas. La presión sobre el tipo de cambio va en detrimento de nuestras economías y daña al conjunto de la sociedad. 

Si pensamos en la pizarra futura del dólar y en la especulación sobredimensionada de esa divisa, también tenemos que pensar que esa especulación se traspasa a subas en tasas de interés en sistema bancario pesificado, lo cual repercute directamente en los niveles de inversión y finalmente impacta en la economía real, porque el crédito se vuelve caro, la rueda no para de girar, la especulación, traducida en la multiplicación del imaginario sobre un valor futuro de una divisa de un valor que no es el “real”, termina afectando a la economía en general como una “profecía auto-cumplida”, pero a su vez beneficia -principalmente- a la oligarquía de nuestro país. ¿Vamos a permitir que el imaginario de los oligarcas, pongan agenda en nuestros bolsillos? 

La batalla cultural la tenemos que dar para defender nuestra patria, para seguir profundizando y consolidando el proyecto nacional que eligió el 54% de los argentinos y argentinas, necesita de todos y todas activos y activas, atentos y atentas, frenando el avance colonizador, denunciando el mercado ilegal, confiando en la política como herramienta de transformación de la economía , hoy podemos abrazar la soberanía, hoy el pueblo, una vez más, necesita del pueblo.

Y como decía Floreal Gorini: “El camino hacia la utopía requiere de muchas batallas, pero sin duda la más importante es la batalla cultural

Unidxs y organidxs ¡Por una patria cada vez más justa, libre y soberana! y ¡Hasta la Victoria Siempre!

Juventud del Partido Solidario de Vicente López en el Frente Nuevo Encuentro