martes, 23 de junio de 2009

Cine Club Rosario - Programación para hoy, a las 20 y 22 hs.


Martes 23 de junio, a las 20 hs.

MATAHARIS (España, 2007)
Dirección: Iciar Bollain - Int.: Najwa Nimri, María Vázquez.
NUEVA FUNCION (Filme exhibido durante el Festival de Cine Europeo 2008)

Compaginar la vida personal y el trabajo nunca es fácil. Imagínense si uno es detective privado y tiene que estar las 24 horas disponible para salir en cualquier momento en busca de una pista. Así es la vida de tres mujeres madrileñas que trabajan en una agencia de detectives, cuyas historias se entrecruzan con las de sus "vigilados" en Mataharis, película escrita y dirigida por la española Iciar Bollaín, quien vuelve a dirigir un largometraje desde que sorprendiera con la aclamada y valiente historia de violencia doméstica Te doy mis ojos, en el 2003.
En Mataharis, Bollaín parte de un planteamiento un tanto ligero -las andanzas de tres mujeres que se dedican a investigar infidelidades, buscar para otros amores pasados o infiltrarse en una empresa para espiar a los trabajadores- para poco a poco ir tejiendo una profunda historia de relaciones humanas complejas donde la ambición, la confianza y dilema entre el éxito y los escrúpulos se convierten en protagonistas.
El elenco está formado por rostros conocidos del cine como Nawja Nimri (El método, Los amantes del Círculo Polar, Abre los ojos) y Tristán Ulloa (Lucía y el sexo). La joven María Vázquez, que interpreta a una detective que debe decidir entre sus valores personales y las exigencias de su jefe, hace un trabajo meritorio.
El otro gran protagonista de la película es Madrid. La capital de España aparece reflejada tal cual es hoy, con su choque de culturas, su vitalidad y la inseguridad laboral con la que viven hoy en día muchos de sus habitantes.
El filme está muy bien construido y ejecutado, como corresponde a una directora, guionista y actriz que lleva tres décadas sin parar de trabajar y que se caracteriza por elegir muy bien sus proyectos. El cine de Bollaín, donde las mujeres suelen tener un papel central, puede comenzar a considerarse como verdadero cine de autor.

Martes 23 de junio, a las 22 hs.

MYSTERIOUS SKIN (EE.UU., 2004)
Dirección: Gregg Araki - Int.: Joseph Gordon-Levitt, Brady Corbet.

Si hay un director en EE.UU. capaz de causar polémica cada vez que filma, ese es Gregg Araki. En su filmografía aparecen títulos como Totally f***ed up o The Doom Generation, donde ya arremetía contra el universo adulto dándole voz a una generación desplazada; o Splendor, film en el que dos jóvenes se enamoran de la misma mujer, y finalmente luego de las idas y venidas lógicas terminan viviendo los tres juntos.
La adolescencia es la etapa que más le interesa a Araki, aunque en Mysterious skin comienza algunos años antes. En la década de los 80 dos niños, Neil y Brian, coinciden en un equipo de béisbol. Brian llega arrastrado por su madre, y las posibilidades de que haga un hit en una base son tan remotas como volverse popular dentro de su equipo. A esto se le suma que sufre hemorragias, pierde la noción de la realidad por horas, y cree además que fue abducido por extraterrestres. Neil es lo opuesto: es la estrella del grupo y el consentido del entrenador. Precisamente es su entrenador quien va a empezar a tejer una relación particular con él que va a llegar sin escalas a la pedofilia.
Los chicos crecen, y la historia nos deposita en los años 90. Neil se dedica a tener sexo con los adultos de su pueblo por dinero, y aprovecha la primera oportunidad que se le cruza para seguir sus aventuras nada menos que en Nueva York. Allá cambia de look, de estilo de vida, y por supuesto se expone a algunos peligros en este descubrirse y reinventarse juvenil. Distinto es lo que le pasa a Brian, quien reprime cualquier impulso sexual adolescente y canaliza toda su libido en buscarle una explicación a sus derrames y a su contacto con seres del más allá. En esta búsqueda metafísica se choca con Neil y sabe que necesita de su búsqueda para entender el pasado.
Mysterious skin podría haber sido un documental más sobre la temática del abuso, o sobre el despertar sexual juvenil. Sin embargo, una milimétrica adaptación del guión original, una cámara al servicio de la expresión de las emociones de sus personajes, y algún que otro exceso en cuanto al clima opresivo que genera, terminan convirtiéndola en un exponente fundamental del cine independiente norteamericano actual. Y a su director en un valiente realizador capaz de retratar las situaciones más descarnadas sin dejar de lado la humanidad de sus criaturas ni la agudeza de su mirada.
Por Gonzalo Beladrich, Velvet Rockmine.

Cine Club Rosario - España 401